EL LEGADO DE LA TRADICIÓN

Desde tiempos inmemoriales, toda forma de saber, independientemente de su naturaleza y origen, ha sido transmitida de época en época procurando que, por un lado, fuera fiel a su fuente de proveniencia y, por otro, no se perdiera. Además, los sabios de cada generación incorporaban al anterior corpus su propio acervo de conocimiento, de tal modo que este se iba consolidando y enriqueciendo. Estos son los llamados saberes tradicionales o, simplemente, Tradición.

Sin embargo, cualquier conocimiento ha sido siempre transmitido utilizando códigos y lenguajes propios de cada tiempo y cultura. Un ejemplo evidente es el del saber alquímico, cuyos símbolos y particular vocabulario alegórico son hoy día una fuente de confusión. Pero la dificultad de acceso a un lenguaje no significa que el saber al que se refiere no sea hoy tan profundo como veraz y operativo.

Podemos comprender mejor esta idea si tomamos como ejemplo un concepto comúnmente usado como el «principio de indeterminación» del premio Nobel Werner Heisenberg. Si una persona con desconocimiento de la física moderna intentara desentrañar lo que significa ese principio, observando los símbolos, expresados como las fórmulas matemáticas que la explican, sería estéril sin la debida formación. Sin embargo, si alguien le traduce aquello, simplificándolo y le enseña que «el comportamiento de la materia no es determinista y que la naturaleza se modifica a partir de su interacción con nosotros mismos», entonces el estudiante podrá acceder, a través del pensamiento, a un principio de la Naturaleza, a partir de la propia reflexión.

Se necesita saber el código de lenguaje o de un saber para acceder al mismo. Los jeroglíficos egipcios fueron inaccesibles hasta que Champollion descifró la Piedra de Rosetta.

La actualización de la spagyria, conocida como Yatromatesis, continúa la tradición clásica de este saber; pero adaptando aquellos símbolos y lenguajes del pasado a los de nuestro tiempo, facilitando su acceso y comprensión; dotándola del sustrato científico que actualmente nos ofrece la química, la biología y la farmacia; para hacer de todo ello algo concreto, útil y eficaz. Ha surgido así una nueva visión antropológica, de contemplación del ser humano, para el futuro, cimentada en la tradición. Como apuntó Eugenio d’Ors: «Solo lo tradicional no es plagio».

«Estos médicos cuidan y curan las enfermedades por medio de infusiones en las que coagulan la esencia de determinadas hierbas o raíces, cuya propia sustancia ha sido responsable de la enfermedad (similia similibus curantur)…>>


TRADICIÓN

Expresa un cuerpo de ideas que se ha ido transmitiendo desde el principio de los tiempos, de generación en generación, de civilización en civilización, y que ha llegado intacto hasta nuestros días. El lenguaje se ha ido recodificando y actualizando adaptándose a las características de cada época, pero el contenido ha permanecido inmutable desde su origen.

Los primeros datos históricos que hacen referencia a este cuerpo de ideas Tradicional  provienen del antiguo Egipto. Sus postulados alcanzaron un gran desarrollo con el médico griego Hipócrates y la prestigiosa escuela de Cos, alrededor del año 400 aC .

 MEDICINA TRADICIONAL

En el Renacimiento, se produjo en Occidente la primera llamada a la Tradición médica. Paracelso, retomando la herencia hipocráctica, rompió con los postulados galénicos y reivindicó de forma sistemática el uso de los semejantes. Además, contribuyó decisivamente a establecer un paralelismo entre los procesos individuales y los que tienen lugar en la naturaleza, trazando un estudio comparativo de la relación del hombre (microcosmos), tanto en su estado de salud como de enfermedad, con el mundo exterior (macrocosmos).

yatromatesis

La Yatromatesis supone una actualización del Modelo Integrativo Tradicional de Occidente (M.I.T.O.). Surge ante la necesidad de difundir un modelo unificado que permita interpretar hoy, en pleno siglo XXI, lo que la Tradición, especialmente en lo que al mantenimiento del estado de salud se refiere, lleva explicando desde los tiempos de Hipócrates. Presenta una aplicación práctica de este saber tradicional, enfocada hacia el colectivo de profesionales de la salud, integrando el conocimiento científico actual. Para ello, recupera aquel saber tradicional y lo adecúa a la cultura contemporánea, a fin de atender los aspectos físicos, existenciales y psicológicos que atañen al hombre de hoy en día.